You are currently browsing the category archive for the ‘errores’ category.

Hace unos meses se puso en contacto conmigo un coleccionista de Valladolid que tiene una forma de coleccionar radicalmente opuesta a la mía. Eso mismo es lo que me pareció más interesante y no tardamos mucho en quedar para tomar una cerveza e intercambiar opiniones.

Resulta que esta persona (lo mantendremos en el anonimato si no es que él me diga lo contrario) coleccionaba exclusivamente errores numismáticos. Su afición comenzó como una simple curiosidad que le generó su privilegiado trabajo: era la persona encargada de encartuchar monedas en una Caja de Ahorros. De vez en cuando se daba cuenta de que había algunas monedas que no encajaban en los cartuchos, y se fijó en que tenían errores y las guardaba como curiosidad. La curiosidad pasó a ser un estudio y al cabo de un tiempo ya no sólo guardaba las que se encontraba casualmente, sino que las buscaba a propósito.

Me contaba con una mezcla de melancolía y orgullo la cantidad de tardes que había pasado entre monedas. En la Caja de Ahorros “compraba” sacos de monedas según venían de la FNMT y con una lupa y muchísima paciencia se ponía a buscar excesos de metal, giros, cóspeles rotos… luego las fotografiaba, las clasificaba y así forjaba su colección. Una colección en la que nunca jamás tuvo que gastarse un real, puesto que nunca ha comprado una moneda. De hecho, la gracia es justamente esa: forjarse uno mismo la colección, rescatando monedas que pasan de ser meros objetos de comercio a ser piezas especiales para coleccionistas.

Al final lo dejó y ahora apenas se dedica a la numismática. Había varias razones. Una de ellas es que hay muy pocos aficionados a ese tipo de coleccionismo y apenas tenía con quién intercambiar monedas o incluso con quién hablar del tema. La segunda, y quizá más importante, es que se daba cuenta de que la afición se había convertido en una especie de obsesión que le comía demasiado tiempo y que le hacía estar pensando todo el día en los dichosos errores. En ese caso, hizo lo mejor: dejarlo una buena temporada.

También dedicaba esfuerzo a la divulgación del coleccionismo de errores, aunque muchas veces de forma infructuosa. De hecho, en Valladolid puso una pequeña exposición con más de 100 errores diferentes de los 20 céntimos de 1999 de España. Además, publicó varias láminas en las que se muestran las monedas y los diferentes errores que presentan, de forma que se puede construir un álbum en el que tener las monedas bien catalogadas.

Al final pagué yo las cañas y él me dio un DVD con un montón de fotografías y monedas catalogadas por él mismo. Una auténtica pasada que aquí comparto con vosotros. Están las láminas que él realizó y cientos de errores numismáticos, entre los que se incluyen escesos de metal, rebabas, giros, roturas de cuño… Podéis descargaros las fotos con los siguientes enlaces. Que las disfrutéis:

Láminas de errores 1
Láminas de errores 2
Láminas de errores 3

Euros 1
Euros 2

Curiosidades numismáticas 1
Curiosidades numismáticas 2
Curiosidades numismáticas 3

Como ya sabéis yo sólo colecciono moneda española antigua, centrándome sobre todo en el Centenario de la Peseta y en Franco. No obstante, me gusta conocer un poquito otros mundos numismáticos, bien por conocer otros mercados o por simple y llano placer de contemplar monedas. Estoy de acuerdo con Carlos en que muchas veces los coleccionistas pequemos de poca diversificación, y creo que yo también caigo en ese error, aunque intento ponerle remedio.

La cuestión es que entre las monedas que no colecciono, pero que considero un mundo muy interesante, están los errores numismáticos. Es un tipo de coleccionismo bastante curioso para quien se dedica a las monedas actuales, porque puedes encontrar piezas para tu colección en tu propio bolsillo, o puedes comprar monedas en flor en el Banco de España y dedicarte a buscar errores. Por eso mismo, una colección de errores de euros puede ser apropiada para niños, aunque hay muchísima gente adulta que los colecciona.

Uno de ellos es Héctor Álvarez, un coleccionista asturiano que se puso hace poco en contacto conmigo y gentilmente me regaló unas monedas de euros con error. Siendo sincero, tengo que reconocer que en un principio no pude percatarme de los errores que tenían las monedas, puesto que yo estoy acostumbrado a errores vistosos, como reversos girados, hojas, grandes roturas de cuño… pero entonces vi las entradas de Héctor en el foro de Imperio Numismático (de donde están sacadas las imágenes que ilustran la entrada) y me fijé en los detalles que el ojo experto de Héctor detectó sin ayuda de nadie.

Todos estos detalles se deben fundamentalmente a pequeñas roturas de cuño que hacen que las piezas no queden perfectas. El hecho de que se consideren o no errores es ya otro tema aparte, pero está claro que hay gente que colecciona estas monedas y que Héctor tiene sus clientes. También está claro que la calidad de los cuños españoles nunca ha sido excelente… no entiendo por qué en este país no se puede acuñar moneda de calidad.

Por último, quisiera apuntar que no existe ningún catálogo de errores de monedas de euros, lo cual dificulta (pero a su vez hace más loable) su detección y clasificación. Héctor mismo me ha dicho que está haciendo uno, para lo cual busca ayuda y aportaciones, si alguien quiere ponerse en contacto con él su correo es

hectoralvarezhotmail.com

También vende monedas en eBay.

Es curioso que ya es el segundo lector del blog que está pensando en escribir su propio catálogo. Ya dije que esos coleccionistas era a los que más admiraba. Yo en vez de un catálogo escribo un blog, al menos me entretengo y me lee la gente xD

Por todos es sabido que una moneda como Dios manda tiene un anverso y un reverso, o dicho de otra manera, una cara y una cruz. Bueno, pues como casi todo en esta vida, hay casos raros que se saltan la norma general y aparecen monedas con dos anversos o dos reversos.

La primera vez que oí hablar de semejantes monedas fue hace bastantes años, leyendo un cómic de Zipi y Zape, donde los dos niños iban a la “fábrica” con dos monedas para que las trucasen y les dieran una moneda con dos caras y otra con dos cruces, pudiendo ganar siempre cuando se apostasen con gente a “cara o cruz”. Por cierto, el padre de Zipi y Zape, Don Pantuflo Zapatilla era catedrático de numismática, filatelia y colombofilia. ¡Ahí es nada!. No sé si os habrá pasado a vosotros, pero bastante gente cuando le digo que me gusta la numismática me dicen que sólo había oído hablar de esa palabra en los comics de Escobar.

No sabemos si fueron Zipi y Zape, pero la misma idea debieron tener los “creadores” de la moneda que se observa más abajo. Esta moneda de 10 céntimos tiene dos reversos, uno de 1878 y otro de 1879 y me imagino que haya sido trucada y utilizada por algún trilero. Desde luego que quien jugase a las chapas (aún hoy se juega en el norte de Castilla en Semana Santa) con una moneda como esta ganaría seguro. Esta pieza se sale en la próxima subasta de Aureo por 25 euros, para que cualquiera se dé un capricho.

Otro caso más curioso es la siguiente moneda, la que tiene dos reversos acuñados, uno de ellos girado 90 grados con respecto al otro. Se subastó en la última subasta de Numismática Herrero y se pagaro 290 euros por ella. A mí me sorprende muchísimo este error, puesto que debe implicar que se montasen los cuños con dos reversos, y además girados. Sin embargo, de haber sido así se conocerían más piezas de este estilo, porque la tirada sería relativamente grande. Muy raro, y dada la circunstancia de que hubo muchos errores intencionados a finales de los 70, me inclino a pensar que éste también es uno de ellos.

Finalmente, hay que mostrar alguna pieza que realmente tenga dos anversos o dos reversos por error, y no por intención. Tal es el caso de algunas monedas incusas. La acuñación de una moneda incusa se da cuando una moneda ya acuñada se queda enganchada en un cuño y hace ella misma como cuño para los siguientes cóspeles. De esa forma se puede dar el caso de que aparezcan en una moneda dos anversos o dos reversos, grabado uno de forma normal y otro “en negativo”. Son errores relativamente comunes en monedas antiguas y bastante raros en monedas modernas. Más información al respecto en la web de M. Pila.

Bruttium, Kaulonia. Circa 525-500 BC. AR Nomos (6.96 gm). Moneda incusa que muestra a Apolo desnudo con una rama de laurel en su mano derecha y un pequeño diamante en la izquierda. Fuente: wikipedia

OTROS BLOGS INTERESANTES

RSS Numismática medieval

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Monedas del Bajo Imperio

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS blogpolis

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Noticiero numismático

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.