Hace unos meses se puso en contacto conmigo un coleccionista de Valladolid que tiene una forma de coleccionar radicalmente opuesta a la mía. Eso mismo es lo que me pareció más interesante y no tardamos mucho en quedar para tomar una cerveza e intercambiar opiniones.

Resulta que esta persona (lo mantendremos en el anonimato si no es que él me diga lo contrario) coleccionaba exclusivamente errores numismáticos. Su afición comenzó como una simple curiosidad que le generó su privilegiado trabajo: era la persona encargada de encartuchar monedas en una Caja de Ahorros. De vez en cuando se daba cuenta de que había algunas monedas que no encajaban en los cartuchos, y se fijó en que tenían errores y las guardaba como curiosidad. La curiosidad pasó a ser un estudio y al cabo de un tiempo ya no sólo guardaba las que se encontraba casualmente, sino que las buscaba a propósito.

Me contaba con una mezcla de melancolía y orgullo la cantidad de tardes que había pasado entre monedas. En la Caja de Ahorros “compraba” sacos de monedas según venían de la FNMT y con una lupa y muchísima paciencia se ponía a buscar excesos de metal, giros, cóspeles rotos… luego las fotografiaba, las clasificaba y así forjaba su colección. Una colección en la que nunca jamás tuvo que gastarse un real, puesto que nunca ha comprado una moneda. De hecho, la gracia es justamente esa: forjarse uno mismo la colección, rescatando monedas que pasan de ser meros objetos de comercio a ser piezas especiales para coleccionistas.

Al final lo dejó y ahora apenas se dedica a la numismática. Había varias razones. Una de ellas es que hay muy pocos aficionados a ese tipo de coleccionismo y apenas tenía con quién intercambiar monedas o incluso con quién hablar del tema. La segunda, y quizá más importante, es que se daba cuenta de que la afición se había convertido en una especie de obsesión que le comía demasiado tiempo y que le hacía estar pensando todo el día en los dichosos errores. En ese caso, hizo lo mejor: dejarlo una buena temporada.

También dedicaba esfuerzo a la divulgación del coleccionismo de errores, aunque muchas veces de forma infructuosa. De hecho, en Valladolid puso una pequeña exposición con más de 100 errores diferentes de los 20 céntimos de 1999 de España. Además, publicó varias láminas en las que se muestran las monedas y los diferentes errores que presentan, de forma que se puede construir un álbum en el que tener las monedas bien catalogadas.

Al final pagué yo las cañas y él me dio un DVD con un montón de fotografías y monedas catalogadas por él mismo. Una auténtica pasada que aquí comparto con vosotros. Están las láminas que él realizó y cientos de errores numismáticos, entre los que se incluyen escesos de metal, rebabas, giros, roturas de cuño… Podéis descargaros las fotos con los siguientes enlaces. Que las disfrutéis:

Láminas de errores 1
Láminas de errores 2
Láminas de errores 3

Euros 1
Euros 2

Curiosidades numismáticas 1
Curiosidades numismáticas 2
Curiosidades numismáticas 3