You are currently browsing the tag archive for the ‘Subastas’ tag.

En el blog ya se analizó que una de las desventajas de invertir en monedas son las altas cargas en comprarlas, venderlas y almacenarlas. Hoy voy a meter un poquito más el dedo en la llaga y voy a calcular las cargas de compra y venta de una moneda en subasta. Para ello, tomaré como ejemplo las subastas de Jesús Vico, de las que ya se ha hablado antes en el blog y en otros.

Para no hablar en términos abstractos, hagamos la cuenta con una moneda concreta, que sea curiosa pero no demasiado cara. Algo que muchos coleccionistas puedan pensar en comprar como inversión: los preciosos dos reales de los Reyes Católicos, con ceca de Sevilla. La moneda presenta, en opinión de Jesús Vico, una buena acuñación, una conservación MBC+ y leves oxidaciones. Ésta pieza fue el lote 591 de la subasta celebrada el día 12 de noviembre de 2009, que salió por 100 euros y se vendió por 310.

Los porcentajes que cobra Jesús Vico al vendedor son los siguientes:

– 20% para adjudicaciones menores de 50 €
– 15% para adjudicaciones entre 50 € y 150 €
– 10% para adjudicaciones mayores de 150€

Además, si no se vende, el vendedor debe pagar un tanto por ciento del precio de salida, y al hacer la entrega se debe pagar un 0,87% del precio de salida de la moneda para pagar el seguro de la misma. Finalmente, los gastos del vendedor se incrementan en un 16% en concepto de IVA.

Por otro lado, el comprador debe pagar a Jesús Vico el 16% del remate del lote, a lo que hay que sumar el gasto de envío y seguro.

Para el caso concreto de la moneda que aparece en la foto, el vendedor ha recibido en total 273,03 €, mientras que el comprador ha tenido que pagar 367,6 €, suponiendo que los portes y el seguro de envío hayan sido 8 €. Se tiene, por tanto, que el vendedor ha obtenido el 74,27% de lo que ha pagado el comprador. ¡Y esto en el caso de que quien lo compre no lo vaya a revender a su vez!.

Con semejantes cargas a cualquiera se le quitan las ganas de invertir en numismática, pero hay que tener en cuenta que la enorme volatilidad de este mercado hace que a pesar de ellas se pueda hacer negocio.

Otra cuestión es que las casas de subastas suelen hacer precios especiales cuando se llevan grandes colecciones o cuando se tratan de vendedores profesionales que envían muchas piezas para la subasta. Por eso, tal y como explica aquí A. C. Dwyer, es posible que si damos la moneda que queremos vender a un profesional para que éste sea quien la envíe a una subasta, se puedan reducir los porcentajes (a pesar de que el intermediario también se lleve su parte).

Hay entradas que son más bien descriptivas o enumerativas y otras, como ésta, en las que toca mojarse dando mi opinión. Supongo que haya gente que discrepe conmigo y otros que me den la razón, a todos ellos les invito a escribir comentarios y enriquecer de esa forma la entrada.

La cuestión es que en España hay varias casas de subastas dedicadas a la numismática, otras numismáticas que de vez en cuando organizan subastas y otras salas que, si bien no están especializadas en monedas, hay veces que subastan algunas. Yo creo que los coleccionistas de monedas deben estar al tanto a lo que pasa en esas salas, tanto si se pueden permitir adquirir monedas como si no. Ya se ha dicho muchas veces que las subastas son las mejores fuentes para tasar monedas y también para aprender a valorarlas. Así pues, aquí indico qué subastas sigo yo y mi opinión sobre cada una de ellas; para más información sobre cada subasta concreta de muchas de estas casas nunca dejaré de recomendar el blog de Rafael.

AUREO & CALICO

Una gran casa de subastas con más de 20 años de experiencia. Ya ha salido muchas veces en el blog y ha quedado patente que es muy seria y que en ella se ofrecen piezas de gran calidad. Los precios de salida son razonables, aunque las gangas son muy raras, y su forma de tasar muy buena. Para mí es la casa de subastas por excelencia en España (<a href=”http://www.numisfera.com/resumen-de-subastas-ii-semestre-de-2009/”>no soy el único que opina lo mismo</a>) y no creo que sea casualidad que haya sido Aureo & Calico quienes organizasen la subasta de Caballero de las Yndias.

MARTI HERVERA Y SOLER Y LLACH

Marti Hervera es una numismática barcelonesa que de vez en cuando organiza subastas numismáticas, y últimamente lo hace junto con Soler y Llach, una casa de subastas que lleva 20 años operando. No sé por qué lo hacen juntos, y la verdad es que tampoco me importa demasiado. La cuestión es que son una casa de subastas muy seria que organiza unas cinco subastas al año. La forma de valorar también es muy correcta, de hecho, junto con Aureo & Calico, son las subastas que tengo como referencia para valorar monedas. Los precios de salida suelen tirar a ser altos, por lo que muchas veces venden pocos lotes. Aún así, siempre se encuentran monedas buenas con precios interesantes. Por supuesto, en el blog se ha hablado bastante de ellos.

CAYÓN NUMISMÁTICA

Cayón es una sala de subastas numismáticas internacional afincada en Madrid. No organiza muchas subastas al año, apenas un par de ellas, pero son subastas espectaculares. Su forma de valorar las monedas es muy muy exigente, hasta el punto de que lo que para ellos es un MBC para el resto del mundo sería un EBC/EBC-. Los precios de salida son, generalmente, muy bajos (teniendo en cuenta la calidad real de las piezas), pero es raro cazar chollos porque allí puja mucha gente y las piezas suben rápidamente de precio. Lo malo de es que muchas veces se centra en piezas extranjeras y no tiene demasiadas monedas españolas; sin ir más lejos, la próxima subasta se centra en monedas alemanas y austriacas.

JESÚS VICO

Jesús Vico es una numismática madrileña que organiza un par de subastas al año. No suelen tener piezas espectaculares, aunque siempre hay cositas cuyos remates sorprenden. Los precios de salida suelen tirar a bajos, pero las tasaciones pecan, en mi opinión, de ser un poco alegres. No es que engañen a quienes pujan, pero hay veces que consideran la pieza en mejor estado de lo que yo lo hubiera hecho. Por otra parte, la interfaz de pujas en su web me parece horriblemente mal diseñada, y eso no es un detalle menor.

JOSÉ A. HERRERO

José A. Herrero es una numismática que organiza alrededor de tres subastas pequeñitas al año. Prestan bastante atención a variantes y errores, aunque las piezas raras escasean, pero siempre hay cosas interesantes, aunque los precios de salida no suelen ser bajos. Para pujar de forma telemática hay que mandarle un mail al contacto de su web con la relación de monedas y pujas, así como tus datos personales. Éste me parece un mecanismo muy poco cómodo y poco serio, aunque entiendo que quizá no le compense que le diseñen una web como Dios manda.

NUMISMÁTICA LAVIN

Se trata de una numismática de Bilbao que organiza de vez en cuando subastas. Yo nunca he pujado en ella ni pienso hacerlo viendo la poca seriedad que se gastan: mandan un librillo con una relación de “piezas – tasación – precio de salida” sin mostrar una simple foto. Los precios puestos parecen auténticos chollos, pero si tienes la desgracia de ganar alguna moneda te das cuenta que la valoración es más que alegre, y que una pieza que consideran EBC malamente llegaría a MBC/MBC+.

NUMISMÁTICA PLIEGO


Poco puedo decir de esta pequeña sala de subastas afincada en Sevilla, puesto que ni he pujado nunca en sus subastas ni tampoco conozco personalmente a nadie que lo haya hecho. Por lo que parece, hace pocas subastas y en ellas no hay piezas de muy alta calidad, aunque en la última los precios de salida eran más que interesantes (no conozco los remates porque no los publica en su web, un detalle muy feo). Más información al respecto aquí.

SUBASTAS DURÁN

Subastas Durán es una casa de subastas madrileña especializada en arte, joyas y documentos antiguos. Sin embargo, de vez en cuando incluyen monedas, generalmente de oro y vendidas “al peso”. Es decir, que pueden incluir lotes con una descripción tal como “13 monedas de 25 pesetas de Alfonso XII”, sin especificar más. Quizá no sea la mejor forma de obtener grandes piezas, pero se pueden cazar por poco más de lo que valga el material con el que están hechas.

MONTES DE PIEDAD

Aquí no voy a especificar ninguno concreto, todos conocemos bancos y cajas que tienen su monte de piedad donde la gente empeña joyas y demás. Últimamente la gente está empeñando mucho, por lo que se están sucediendo multitud de subastas de este estilo, en muchas de las cuales puede pujarse por la web. Lo que más abunda son joyas, pero de vez en cuando se ven monedas de oro, tanto engarzadas y convertidas en anillos o pulseras, como sueltas. No se especifica ni la calidad, ni se garantiza que sean auténticas, pero muchas veces nos podemos hacer con ellas por el precio de su oro, o incluso por un poco menos.

EBAY

De eBay ya se ha hablado en el blog y se seguirá hablando. Por ahora no me meto con la cuestión porque qué, cómo y cuándo comprar ahí es un tema complejo que habrá que tratar con calma.

Creo que no exagero si digo que hoy Barcelona es la capital mundial de la numismática. Y es que, como seguramente sabréis, hoy y mañana se desarrollan las tercera y cuarta jornadas de la subasta de la colección Caballero de Yndias en la casa de subastas Aureo y Calicó.

Ya hace un año que esta casa de subastas empezó a anunciar la subasta que consideraba una subasta histórica. Yo suelo ser muy escéptico en lo que a publicidad se refiere, pero esta vez no era para menos: se han subastado 1220 monedas más otras 980 que se subastarán entre esta tarde y mañana. Todas ellas de oro y muchísimas piezas únicas o rarísimas. Para mí es, con mucho, la subasta más grande que he visto en mi vida, y me atrevería a decir que dudo mucho que en las próximas décadas vaya a haber una de semejante calado.

Por Internet se ha hablado mucho de estas subastas, tanto en foros, como en blogs e incluso en muchos lugares no especializados en numismática. No es mi intención hacer un análisis profundo del tema, más que nada porque daría para escribir una enciclopedia y tampoco es la finalidad del blog. Me fijaré sobre todo en los maravillosos análisis hechos por Rafael en el blog numisfera.

La presente bitácora ya se había adelentado a la noticia y ha aprovechado unas cuantas fotos de las subastas para ilustrarlo (v.g. 1, 2 y 3), y más que se seguirán utilizando. Y es que semejantes subastas supone una fuente inagotable de imágenes y de textos que impresionan a cualquier coleccionista. Yo mismo me he pasado bastantes horas delante de los catálogos, admirando cada una de las piezas y aprendiendo de los escritos de los tasadores e historiadores que las han analizado.

La primera subasta se dedicó a las monedas de oro de América y Filipinas acuñadas bajo dominio español. Se subastaron un total de 684 monedas y los remates fueron muy generosos, sólo quedaron dos piezas sin vender. La segunda parte se dedicó a la moneda de oro de las monarquías europeas, subastando un total de 545 monedas, de las cuales 301 eran españolas. Los remates, igualmente espectaculares, con todas las piezas vendidas y la mayoría de ellos por un precio sensíblemente superior al de salida.

Pero lo mejor estaba por venir, ya que en la tercera parte, se va a subastar la mejor colección de moneda de oro española de la historia. Tal y como comenta aquí y aquí nuestro amigo Rafael, es posible que se llegue a batir tres veces el récord de la pieza española más cara jamás subastada. Esto ocurrirá si se venden caros los 20 excelentes sevillanos que se ven aquí abajo, más los dos cetenes que presentamos el otro día.No obstante, a mí las piezas que más me gustan son las medievales castellanas, en concreto las doblas de 35 maravedíes de Alfonso XI y de Enrique II que ilustran esta entrada.

Hecho este súper-resumen, paso a una pequeña reflexión al respecto. Lo primero es que sólo el hecho de que se produzca esta subasta ahora es un claro síntoma de la buena forma del mercado numismático actual: el oro está alto y la gente que tiene dinero invierte en monedas y otros valores de refugio porque no hay otros lugares donde sus millones les den rentabilidad. Seguramente si esta subasta se hubiese hecho tres años antes o tres años más tarde, los resultados de los remates hubieran sido muy diferentes. La segunda cuestión es que sirve como ejemplo de que no hay que obsesionarse con nuestra colección: siempre se podrá mejorar y siempre habrá gente con mejor colección. No hay que picarse con nadie. Y si alguien va de chulo, que compare sus monedas con las de esos tres tomos.

Desde un punto de vista más numismático, gracias a esta colección yo tengo, de forma gratuita, tres tomos preciosos, imprimidos a todo color y que van a suponer una referencia bibliográfica durante muchos años. Estos tomos son, desde luego, mucho mejores que cualquier catálogo, como ya se dijo aquí. Por otra parte, un tema que ya se abordará, es que hay piezas que son el único ejemplar conocido y salen por 900 euros, mientras que hay otras de las que se conocen 12 ejemplares y salen por 90.000; suena paradógico, pero como ya diremos, hay una explicación.

Finalmente, hay que felicitar tanto a Aureo y Calicó como a la persona (o las personas) que hayan montado esta colección. Yo hubiera apostado por que no sea la colección de una persona particular, sino de alguna fundación privada, de esas que manejan millones de euros como si fuesen calderilla. No obstante, en el Diario Vasco se dice que el actual propietario de la colección es un americano descendiente de vascos. En cualquier caso, es todo un logro y muchos años de esfuerzo reunir semejantes piezas. Ya se sabe que coleccionar no sólo es cuestión de dinero.

Un problema para todos los aficionados a la numismática es conocer el precio de las piezas. Para ello, lo más típico es irse a la numismática del barrio, comprarse un catálogo y creerse que con él ya se tiene una lista de todas las monedas que nos podemos encontrar y el precio de las mismas. Bueno, pues desgraciadamente esto no es tan sencillo.

Los catálogos que se encuentran en las numismáticas tienen, en mi opinión, las siguientes desventajas:

No están todas las monedas. Esto es casi inevitable porque hay muchas variantes y pruebas numismáticas, no sería creíble que un catálogo quisiera abarcarlas todas. Además, hay veces que aparecen monedas inéditas, es decir, que nunca se han subastado publicamente antes. Pero esto no quita que en los catálogos más conocidos hay veces que no aparecen monedas que desde mi punto de vista deberían aparecer ya que no son muy raras.

Es imposible que puedan recoger la variación de precios de la moneda. Un catálogo no deja de ser un libro que se deja en la estantería y su contenido no varía. Pero el precio de las monedas sí que lo hace. Sube y baja, como la bolsa. Así pues, con un catálogo es imposible que se tenga una lista actualizada de precios.

Los editores ponen los precios que les conviene. Esto es lo peor, y es que los precios de los catálogos están manipulados: si el editor tiene muchas de esas monedas las pondrán más caras, pero si tienen pocas las pondrán más baratas. También es muy típico que las monedas caras las pongan más baratas, mientras que las monedas baratas las pongan mucho más caras. Esto último lo hacen porque las numismáticas ponen sus precios acordes al precio de catálogo (al que se le supone un tasador neutral), pero estos están muy hinchados. Por ejemplo, una pareja de 100 pesetas de 1983 sin circular está tasada en el catálogo de los Hermanos Guerra de 2005 por 130 euros, mientras que en la subasta de Subasta de Martí Hervera – Soler & Llach del 14 de mayo de 2009 se vendieron en 35 euros. Está claro que en la numismática te pueden hacer un 10% de descuento con respecto al precio de catálogo para contentar a los clientes.

Esto no quiere decir que no merezca la pena comprarse ningún catálogo, con ellos uno se puede hacer una idea de las monedas de cada época y una estimación gruesa de su precio. A mí el que más me gusta es el “Del Tremis al Euro”, de los hermanos Cayón porque tiene una amplia variedad de monedas que abarca todas las épocas de la numismática española. Las desventajas es que las fotos son en blanco y negro y que de las más antiguas faltan muchas, pero para eso es necesario hacerse con catálogos especializados. Lo que yo hice fue comprar una edición “caducada” hacía un par de años; total, como los precios van a estar desfasados de todas formas…

Para mí la única fuente de información fiable del precio de las monedas (y de otro tipo de bienes materiales o inmuebles) son las subastas públicas si éstas tienen suficiente publicidad. El caso es que sí, las subastas públicas celebradas en numismática las suelen organizar empresas privadas que se llevan su buena comisión, por lo que hacen mucha publicidad y cualquier numismático, profesional o aficionado, está al tanto de ellas. Además, si de vez en cuando les compras alguna moneda te mandan los catálogos de las subastas a casa por el módico precio de cero euros. De esta forma te puedes ir haciendo con una serie de catálogos con precios actualizados e impresos a todo color.

OTROS BLOGS INTERESANTES

RSS Numismática medieval

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Monedas del Bajo Imperio

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS blogpolis

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Noticiero numismático

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.