You are currently browsing the tag archive for the ‘Off-topic’ tag.

Es muy típico que los autores de los blogs celebren sus 100.000 primeras visitas con una entrada dedicada a ello, así que cumpliendo con la tradición, aquí va la mía porque ya se ha cumplido tan redondo hito.

El blog lo comencé el 26 de septiembre del año pasado, así que en unos 13 meses y medio he conseguido algo que no pensé que iba a conseguir nunca: 100.000 visitas. Y no es que creyese que no lo iba a conseguir por ser un pezuñas con el teclado (que también), sino porque pensaba que era una meta muy complicada para un blog tan específico como éste, que versa exclusivamente sobre un tema que realmente interesa a muy poca gente y del que no he hecho ningún tipo de publicidad. Aún así, parece que he conseguido enganchar a unos cuantos lectores que lo visitan a menudo.

El blog requiere bastante tiempo, y a cada entrada la tengo que dedicar un buen rato. Pero creo que compensa. Lo primero porque es una excusa estupenda para obligarme a dedicar un par de ratos todas las semanas a esta afición e ir aprendiendo cosas nuevas, consultando bibliografía que de otra forma no lo hubiera hecho, ordenando mis ideas para que la redacción sea clara… además, creo que ha ayudado a bastante gente, tal y como muchos me lo han hecho saber. No es que sepa mucho sobre numismática, pero es gratificante compartir lo poco que se conoce. Hay veces que incluso  ha habido debates muy interesantes con otros aficionados utilizando para ello los comentarios de las entradas; de esos debates he aprendido un montón también.

Mi estilo de escritura ya lo conocéis: directo, al grano y muchas veces provocador. No ha faltado gente que me ha llamado prepotente y arrogante, pero no es esa mi intención. Si escribo así es porque es la mejor manera de provocar a la gente para hacer pensar al personal y fomentar el debate. Es algo que aprendí cuando estudiaba filosofía.

El blog recibe diariamente entre 300 y 400 visitas, lo que no está nada mal, creo yo. La mayoría de los visitantes que pasan sólo leen las entradas, otros cuantos escriben comentarios con frecuencia bastante variable y algunos también me mandan correos. Raro es el día que no recibo un mail o un mensaje a través de Facebook, generalmente para preguntarme alguna duda concreta que a veces sé responder y a veces no. También ha habido gente que me ha escrito para insultarme o amenazarme con mil males si no quito de inmediato alguna entrada; ya se sabe que hay de todo en la Viña del Señor, y evidentemente lo mejor es no hacerles caso.

Dicho esto, ¡¡vamos a por las 200.000!!

Imágenes tomadas de Wikipedia.

En el tiempo que lleva el blog abierto me han escrito unas cuantas personas, casi todas pidiendo consejo sobre qué hacer con algunas monedas, después de haber leído la entrada “Me he encontrado unas monedas ¿cuánto valen?”. Yo siempre he respondido a todo el mundo y creo que con suficiente amabilidad; siempre y cuando se tenga una postura altruista mi conocimiento está a disposición de quien le haga falta y no me importa perder 5 minutos en escribir un par de párrafos que asesoren a quien lo necesita.

Pero lo malo es que hay gente que tiene bastante jeta (siempre pasa) y lo que quieren es que les asesores gratuitamente sobre cómo pueden ellos ganar dinero. Y no es que me parezca mal que cualquiera gane dinero, lo que me parece mal es que alguien saque pelas a mi costa sin que yo vea un duro. Ya dije que no hay que regalar lo que se sabe, y Carlos parece darme la razón. Quizá pueda pecar de sofista, pero es lo que hay.

El primer lector que se puso en contacto conmigo fue un tal Antonio, que pretendía que le dijera el precio de sus monedas, cuál le compensaba vender y a quién vendérselas en Sevilla. ¡¡Toma ya!! Yo le dije que en Sevilla no conozco profesionales de la numismática, pero me ofrecí a comprárselas o a vendérselas a cambio de una comisión. Me mandó otro correo diciéndome no sé qué otras historias y mandándome fotos de sus monedas hechas con el móvil (dos de las cuales ilustran la entrada) para que se las tasara. Cuando le volví a repetir que aquello no era gratis no volví a saber de él. Luego descubrí que también había pedido opinión gratuita a otros blogueros, quienes tampoco se la dieron.

Cada uno puede opinar lo que quiera, pero considero que dar ese tipo de información gratis no es correcto. Por un lado porque al darlo minusvaloraría mi tiempo y mi conocimiento, y ambas cosas valen mucho. Por otro lado porque si hay gente que se dedica profesionalmente a ello, hacerlo yo gratis es competencia desleal. ¿O es que acaso me pongo yo en contacto con un aficionado al bricolaje por internet y le digo que me arregle el arambol de mi casa?

Total, que si sospecháis que vuestras dudas numismáticas me pueden llevar poco tiempo, pues mi correo está a vuestra disposición. Si me queréis comentar algo genérico que pueda interesar a mucha gente, pues también, quizá me anime y escriba una entrada sobre el tema (ya he escrito alguna así). Pero si lo que queréis es que alguien os oriente sobre cómo sacar tajada de unas monedas que tenéis de vuestra tatarabuela o de qué moneda pujar en la próxima subasta, pues… vosotros mismos. Por cierto, también hay foros donde dan soporte (por ejemplo éste y éste).

Por último, hay gente que me ha escrito para comprar, vender, cambiarme e incluso regalarme alguna moneda. A esos estoy siempre abierto, por supuesto.

ruizcallejagmail.com

Con este artículo comienzo a escribir este blog. Los motivos que me han llevado a empezar esta bitácora son variados; el primero de ellos es que puedo utilizarla como un lugar donde reflexionar sobre numismática, una de mis aficiones. El segundo motivo es que sólo conozco un blog en activo que trate sobre la numismática en lengua castellana. El blog de numisfera es muy interesante, pero se dedica sobre todo a comentar la actualidad de la numismática en España; yo quisiera que el presente tuviera otro enfoque.

El tercer motivo para empezar el blog, y el más importante, es que hace unos años, cuando empecé en el mundo de la numismática, echaba en falta una especie de manual que indicase los principios básicos de cómo funciona esto de coleccionar monedas. Ahora no me considero ningún experto, pero estoy seguro que las lecciones que he aprendido servirán a nuevos coleccionistas.

En cuanto a la estética del blog, es plateada por el mero hecho de que a mí la plata me encanta. Es un metal precio, pero no muy caro, con el que se hacen las monedas más elegantes. Es cierto que hay monedas muy bonitas en oro, en cobre o en otros metales, pero en general a mí me suelen gustar más las de plata.

Hablando de plata y de mi gusto personal, la moneda que preside la cabecera del blog es una peseta de 1933, moneda que, a mi parecer, es la más bonita de la numismática española contemporánea. Simple, elegante, sencilla y además humilde, porque es una pequeña joyita de plata al alcance de todos los coleccionistas. Es una de esas monedas que no se suelen valorar por no haber costado mucho esfuerzo conseguirla; pero ahí está, escondida en la colección para que cuando te fijes en ella digas: ¡Qué bonita!