You are currently browsing the tag archive for the ‘conmemorativa’ tag.

Cuando empecé con el blog escribí una breve entrada en la que enumeraba media docena de consejos que considero muy importantes y que en cierta forma he ido desarrollando a lo largo de todo este tiempo. Estos consejos no pretenden ser axiomas o imperativos morales, sino simplemente eso: consejos, quien quiera que los tome y quien no que los deje. Hoy voy a añadir uno más que no es otra cosa que una recomendación de compra.

Ya he comentado que un amigo mío llamado Enrique conoce mucha gente obsesionada con la numismática: gente que compra, compra y compra como si fuese una obsesión. Desean tener algunas monedas y eso les hace pagarlas caras, a veces incluso siendo conscientes de ello. En mi opinión eso no tiene gracia porque esos impulsos irracionales sólo pueden hacer perder dinero a la gente; además, tener una buena colección sólo a base de haber gastado mucho dinero no tiene mérito, me parece a mí. Eso lo podría hacer cualquiera (cualquiera que tenga dinero, se entiende).

De todas formas, del deseo no nos libramos ninguno y hay muchas veces que queremos una moneda y estamos dispuestos a pagar más dinero por ella de lo normal. En esos momentos yo llamaría a la calma, a parar, reflexionar y pensar si realmente vale lo que nos están pidiendo. La norma para comparar y el baremo para decidir es el siguiente:

“Comprar sólo las monedas que fuese capaz de vender por el mismo precio a medio plazo”

Está claro que si tengo que vender una moneda por obligación por necesitar dinero líquido de un día para otro, perderé dinero en cualquier circunstancia. No obstante, lo normal (si somos personas planificadoras) es que el dinero lo necesitemos al cabo de unos cuantos meses. En ese caso yo debería ser capaz de vender en unos seis meses todas mis monedas por, al menos, el precio que yo pagué por ellas.

Antes de que me lluevan las críticas he de decir que técnicamente este sistema es un asco: no pretende que las monedas de mi colección me proporcionen ningún interés y no incluye en la fórmula la volatilidad del mercado, lo cual podría hacer que aunque  hoy sea capaz de vender una moneda por 100 quizá el año que viene no sea capaz de venderla ni por 60 aunque me tire seis meses intentándolo. Por ello no debe ser visto como una regla de inversión o de especulación, sino como algo a preguntarse cada vez que vayamos a comprar una moneda. Además tiene la ventaja de que como cada uno somos capaces de vender las monedas a un precio, al seguir la regla nos aseguraremos de adquirir monedas dependiendo de lo que sepamos.

Una vez dicho esto tengo que confesar que aunque generalmente uso esta regla como freno para mis impulsos, hay ocasiones en las que me la salto y adquiero alguna moneda por capricho, siendo consciente de que la estoy pagando cara. No pasa nada si sólo lo hacemos de vez en cuando y calculando el dinero que gastamos y que previsiblemente no seremos capaces de recuperar. También tengo que decir que esta regla la sigo cuando compro monedas para mi colección; las que compro pensando en que quizá las revenda las tengo que comprar más baratas para permitir que a quien se las venda pueda seguir esta regla sin problemas.

Las imágenes de la entrada me imagino que ya las conoceréis: se trata de la moneda de 20 euros de 2011 que acaba de emitir la FNMT y que homenagea a Clara Campoamor.  No digo más sobre esta moneda porque ya sabéis mi opinión y además ha aparecido la noticia en múltiples blogs (v.g. Pertegón y Numismática Visual) y en múltiples foros (como Imperio Numismático). De entre todos, resaltaría la entrada que ha dedicado Rubén en su blog Historia y Numismática, un blog muy interesante que acaba de comenzar y que recomiendo visitar a todos los que entiendan la numismática como una ciencia auxiliar de la historia.

Como ya sabéis, todos los años desde 1994 la FNMT emite unas monedas de 12 euros dedicadas a celebrar algún acontecimiento artístico, político o histórico, y este año ya ha emitido una allá por el mes de marzo. Pues bien, resulta que algunos años en vez de una emite dos porque en nuestro país ocurren de vez en cuando cosas extraordinarias. Eso se hizo en el año 2004 porque se casaron Felipe y Leti y también se va a hacer este año sacando una nueva moneda de plata para la ocasión.

¿Qué será lo más celebrable de este 2010? ¿El récord absoluto de paro por mucho que se maquillen las estadísticas? ¿La brutal subida de impuestos a la que nos vemos sometidos? No ¡eso no es para celebrar! ¡Hay que buscar algo más alegre, de lo que nos sintamos orgullosos! ¿Los 100 años del nacimiento de Miguel Hernández? ¿Un homenaje a nuestro gradísimo cineasta Berlanga? ¡Qué va! Algo de lo que toda España esté orgullosa, y no sólo aquéllos tipos raros que lean buena poesía o admiren cómo hacer una gran película en tiempos de censura. Mucho mejor celebrar el que la selección española ganó jugando al balonpié y de paso los jugadores ganaron 14 millones sólo en primas que las han pagado 50 millones de primos. Y ya que estamos por festejar, festejemos a lo grande y en vez de poner las moneda a 12 euros las ponemos a 20 ¡que estamos que lo tiramos oiga!

Bueno, ya dejando de ser jocoso diré que, como habéis podido comprobar, no me gusta nada el balonpié. No hay deporte más aburrido en este mundo, me parece a mí. Os podéis imaginar que en junio del año pasado acabé hasta las narices de las bubucelas. ¡Y ahora me vienen con una moneda!. Aparte de eso, ya sabéis mi opinión de estas piezas: que nada más las acuñan para hacer caja y que no son ninguna buena inversión.  A este respecto tuvimos una buena discusión en el foro de Imperio Numismático en el que yo opinaba que no eran una buena compra (aún así dudo si darme el capricho de seguir con la colección) y la mayoría de los demás aficionados pensaban que sí lo era. Quien quiera que lo lea y saque sus conclusiones, claro está.

Todavía no he dicho algo que ya supongo que sabréis, y es que para haceros con las monedas no tenéis más que ir al Banco de España a adquirirla o solicitarlas en vuestro banco o caja de confianza. Ellos os las proporcionarán sin cobraros ningún recargo a los 20 euros que cuesta la pieza, tal y como dice el BOE. Tampoco os vayáis a creer que esta vez como se trata de fútbol y de que se ha hecho muchísima publicidad en la prensa de deportes y generalista (un ejemplo, otro y otro), este año se van a acabar y luego van a subir mucho de precio. No, en el propio BOE indica que “dicha cantidad (de piezas acuñadas) puede ser aumentada o reducida en función de la demanda del mercado […] con el objetivo de evitar divergencias significativas entre el valor facial y numismático de la moneda “. En otras palabras, que la FNMT va a acuñar todas las monedas que quiera la gente, de tal manera que aquí no hagan negocio más que ellos, quienes estarán encantados de vender la plata a 1,23 euros/gramo.

Una última cuestión es una duda que aparece de vez en cuando y que, sin ir más lejos, me preguntó un lector del blog hace un par de días. Estas monedas, al igual que las de 12 euros a partir de 2004 no son de circulación. Antes se consideraba que las monedas de 2000 pesetas y las de 12 euros de 2002 y 2003 eran monedas de circulación, pero en diciembre de 2003 cambió la ley y pasaron a considerarse monedas conmemorativas; vamos, que no se puede pagar con ellas.

Hago una turbo-entrada porque acabo de enterarme, gracias a rtve y a revistadearte, de que desde hoy mismo se pueden comprar los 12 euros conmemorativos de 2010, dedicados esta vez a la presidencia española de la Unión Europea. A mí me gusta más cuando se conmemora un acontecimiento artístico que uno político, pero ¿qué se le va a hacer? yo no pongo las normas. La moneda que veis es la que ya se puede adquirir según la FNMT.

Ya sabéis que a mí no me gustan nada las monedas conmemorativas, porque las veo como una manera de que el Estado recaude dinero. Sin embargo, éstas sí que las colecciono y todos los años acudo religiosamente al Banco de España a comprar tres piezas: una para mi padre, otra para mi hermano y otra para mí. Empezó mi padre a comprarlas allá por el año 94 y desde entonces así lo hacemos, tampoco es mucho dinero.

Lo que hay que tener en cuenta es que no es necesario comprarlas a intermediarios. Lo digo porque he visto sitios como el blog de Isidro en el que a las monedas de 12 euros se les da un precio superior a 12 euros. Es más, en ciertas numismáticas y en mercadillos se venden por entre 13 y 16 euros, por si acaso alguien pica. Pues no, si queremos una moneda de 12 euros, aunque sea de otro año, lo que hay que hacer es ir directamente al Banco de España y allí te la dan sin perder dinero. Al menos hasta el año pasado no se había agotado ningún año, porque un tipo delante de mí compró una de cada.

Otra cuestión son las monedas de 2000 pesetas, las cuales ya no se dan en el Banco de España. Entre ellas las hay muy baratas, que apenas han subido en muchos años, como la del año 1994, y otras que han subido considerablemente, como la del año 2000.

EDITO:

Para decir que además de la moneda de 12 euros, también se emite la de dos euros conmemorativa de Córdoba, tal y como informa Pulifil (de donde se ha obtenido la foto de abajo). De esta moneda ya hablamos aquí.

Igualmente, todo aquel que quiera la moneda no tiene más que ir al Banco de España y comprar un cartucho por 50 euros. Se queda con una moneda y las otras se las gasta. No tiene sentido pagar por estas piezas más de dos euros. Lo que sí es cierto es que estos cartuchos no suelen tardar demasiado en agotarse, quizá un par de meses o así. No es que haya que tener prisa, pero está claro que el año que viene no quedará ninguno.

OTROS BLOGS INTERESANTES

RSS Numismática medieval

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Monedas del Bajo Imperio

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS blogpolis

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Noticiero numismático

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.