You are currently browsing the category archive for the ‘Actualidad’ category.

Como indiqué en la anterior entrada, iba a dedicar ésta a comentar la subasta extraordinaria de Aureo y Calicó “Hispania”, que se celebrará en Barcelona el próximo 26 de octubre. Antes de nada hay que aclarar que la entrada no pretende ser un análisis de los lotes, ni tampoco voy a dar pistas sobre mi opinión de por cuánto pujar sobre qué lote. Eso que cada uno se lo estudie en su casa.

La subasta Hispania está dedicada al Centenario de la Peseta, que es justamente lo que yo colecciono, así que podréis imaginar que  a mí me motiva especialmente. También hay que recordar que El Centenario de la Peseta es la colección más típica en España, vamos, donde hay mayor número de interesados, y como subastas como ésta no se ven todas las semanas seguro que la expectación es muy grande. Sin ir más lejos, Carlos ya ha comentado la subasta y al parecer le ha gustado mucho la pinta. También es de destacar que hace sólo dos años y medio Aureo subastó otra importantísima colección del Centenario, la Colección Laureano Figuerola (Aureo 2 de abril de 2008). Las comparaciones en este caso no son odiosas, sino necesarias para hacerse una idea de los lotes y de las estimaciones de los mismos.

En la introducción a la colección María Teresa Sisó dice lo siguiente:

No sólo figuran en ella (la colección Hispania) todas las monedas, incluso las más raras, y la mayoría de pruebas de acuñación relevantes para la historia numismática de estos ciento cuarenta años, sino que, salvo contadas excepciones, la conservación de cada una de las piezas está por encima del nivel de excelencia.

Creo que estas palabras resumen perfectamente la importancia de la colección. Efectivamente es la primera vez que veo en una sola subasta todas las monedas del Centenario, y eso no es tarea nada sencilla (evidentemente las baratas no están, no es cuestión de andar subastando pesetas de 1966). Pruebas de acuñación hay bastantes, pero faltan otras cuantas; igualmente podría haber habido más monedas locales de la Guerra Civil, aunque en ese periodo hay auténticas rarezas también.

En cuanto a temas concretos a destacar, si vamos al año 1869 se verán tres excelentes piezas que no se ven todos los días:

Esta primera pieza se trata de los 20 céntimos de 1869, que es una de las piezas de plata más cotizadas y que sale en EBC+ por un precio muy interesante. Sin ir más lejos se pueden comparar los 5.000 euros de salida de esta moneda con los 15.000 de la subasta que celebra Soler y Llach tres días antes (claro que el otro ejemplar está en FDC).

La segunda moneda a subrayar es este excelente duro de 1869 (habrá que dedicar una entrada a esta moneda también), que además de ser rara y muy buscada, es probablemente el mejor ejemplar conocido según la casa de subastas. Su precio de salida es muy razonable: 30.000 euros.

Otra pieza de este mismo año es la buscadísima moneda de 100 pesetas de 1870 en calidad sin circular. La rareza de esta moneda se puede ver sin más que decir que se acuñaron 12 ejemplares y 5 de ellos están en el museo de la FNMT en Madrid. Fue una de las joyas de la subasta Caballero de las Yndias, donde un ejemplar en calidad SC se remató en 240.000 euros, y la gran ausente en la colección Laureano Figuerola. El precio de salida esta vez es de 125.000 euros, lo cual es más que razonable, pero sólo apto para inversores con mucho capital.

Siguiendo con los oros, están las raras monedas de presentación de Amadeo I. Concretamente se tiene una de 100 pesetas y otra de 25 pesetas con 16 estrellas en canto. En este caso en la colección no se tiene la variante de 18 estrellas en canto, que sí aparecía en la subasta de Laureano Figuerola.

Otro oro también presente es la rarísima moneda de 25 pesetas de 1881 sin barba en calidad EBC+. Su precio de salida es de 75.000 euros. Un ejemplar en esa misma calidad (¿el mismo?) se subastó en la colección Laureano Figuerola y alcanzó los 77.000 euros.

Por parte de Alfonso XII y de Alfonso XIII hay muy buenas piezas en excelentes calidades y a unos precios de salida bastante buenos en general. Estoy seguro de que muchas de esas monedas subirán significativamente de precio. Aún así, no está de más pujar por lotes para ver si se despistan las manos fuertes y se puede cazar algo. Si bien es cierto que muchas de esas monedas no son “ocasiones únicas”, sí que es interesante estudiarse muchas de las monedas en SC y algunas de las pruebas. De entre las pruebas quisiera destacar la que está justo encima de este párrafo y las dos que están justo debajo. La primera de ellas se trata de una rarísima prueba de 2 céntimos de 1878, y yo pondría la mano en el fuego de que se trata del mismo ejemplar subastado en Laureano Figuerola, aunque en el catálogo de Aureo no se indica. Esa pieza se remató en 9.000 euros hace dos años y medio y ahora el precio de salida es de 8.000 euros.


En cuanto a estas otras dos pruebas, si las destaco es porque no las conocía. Se tratan de pruebas de 1 y 2 centavos de peso de Manila, año 1894. Su precio de salida es de 8.000 y 6.000 euros respectivamente, lo cual no parece demasiado teniendo en cuenta que sólo se conocen dos ejemplares de cada una. Por cierto, ¿sabéis dónde están los otros dos ejemplares? Pues esperando a ser subastados tres días antes que sus hermanos en la subasta de Soler y LLach, teniendo en ese caso un precio de salida de 12.000 y 9.000 euros respectivamente. ¡Eso sí que es casualidad!

Si seguimos el catálogo aparecen varias pruebas de la Segunda República (otras faltan) y una colección de monedas locales de la Guerra Civil. Justamente la parte de la Guerra Civil me parece la más floja (si es que hay algo flojo en esta subasta) porque faltan algunas, como por ejemplo las de Ametlla del Vallés, Falset o Ametlla de Merola. Aún así, hay auténticas rarezas, como las 1 y 2 pesetas de Euskadi en cobre que se muestran arriba o los 5 y 10 céntimos de La Pobla de Ciervoles, acuñados sobre una lata de galletas, que se muestran abajo.

Finalmente, hay una colección de Franco interesantísima. Una colección de pesetas, 2,5 pesetas, duros y 50 pesetas completa es más que digna de admirar. No falta ninguna, incluyendo los duros del 51 y del 52 (ya les dedicaremos una entrada), las 2,5 pesetas de 1944, las de 1946, la peseta de Benlliure (con un precio de salida mayor que la que se subasta en Soler y Llach)… lo que sí que faltan son algunas pruebas que sí aparecieron en la colección Laureano Figuerola. Eso sí, aparece la prueba del duro que se muestra abajo y que es la única pieza conocida.

Una vez hecho este repaso, voy a indicar, a modo de conclusiones el interés que pueden tener los diferentes tipos de aficionados con respecto a esta subasta:

Los coleccionistas e inversores de monedas muy raras y difíciles tienen una oportunidad que se presenta pocas veces. No sólo hay muchas monedas de extrema rareza sino que como hay mucha gente que colecciona este periodo, no será sencillo revenderlas en un futuro para sacar un beneficio.

Los coleccionistas más modestos pero que buscan tener algunas monedas serias que ronden entre 200 y 1.000 euros o así tienen también una oportunidad muy buena por la cantidad de ejemplares en calidad sin circular que aparecen. Yo me intentaré pegar dos o tres caprichos de estos.

Los coleccionistas que busquen piezas más baratas lo van a tener difícil porque no hay mucho. Pero algo hay, como los 25 céntimos que se muestran abajo, y si lo que se busca es tener en la colección una moneda que haya pertenecido a una colección importante, o tener una pieza de esta colección como simple recuerdo de la misma, pues hay algunos lotes muy baratos que pueden hacer las veces.

Los coleccionistas de errores tienen algún lote suelto, pero poca cosa.

Los coleccionistas de variantes tienen alguna cosilla, aunque claramente las variantes no es lo fuerte del catálogo. Hay pocas variantes y en calidades bastante normales.

Los estudiosos no van a encontrar ninguna aportación novedosa, puesto que no hay ninguna moneda inédita. Claro está que es una época muy trabajada como para aparecer monedas inéditas.

Todos tenemos la suerte de contar con un catálogo que va a suponer una referencia numismática más que interesante para los próximos años en cuanto a monedas de El Centenario y los precios de las mismas en alta calidad. Precios de verdad, no como los de los libros que se venden.

Un último apunte es que  Aureo ha cambiado el diseño de su Web. Ahora ya no deja unos ficheros comprimidos con todas las fotos de las subastas en formato .jpg para que las podamos descargar fácilmente. A mí me venían estupendamente como fuente de fotos para el blog. No pasa nada, me he preparado un pequeño programita que me sirve para descargar fotos de subastas numismáticas, no sólo de Aureo sino de otras casa de subasta más, así que seguiremos teniendo fotos en el blog.

El mes de octubre suele traer subastas muy interesantes para iniciar bien el curso. El año pasado tuvimos una doble sesión con el plato fuerte de la subasta Caballero de las Yndias y este año aunque no tenemos algo de semejante calidad (creo que tardaremos algunas décadas en volver a ver una subasta comparable) hay un par de subastas españolas muy interesantes y que van a dar muchísimo material para analizar en el blog. En esta entrada voy a comentar una de ellas, dejando otra para la siguiente entrada.  Si alguien quiere echar un vistazo a las subastas internacionales de este mes que se pase por el blog de numisfera, quien seguramente en unos días también analizará con detalle las dos que se van a presentar. Quien ya lo ha hecho ha sido Carlos en su blog.

La subasta a comentar es la Gran Subasta Numismática que se realiza en Madrid y organiza Martí Hervera con la colaboración de Soler y Llach y Numismática Segarra. No se trata de una subasta muy amplia, sólo hay 431 lotes, pero la calidad de los mismos es altísima (sobre todo para tratarse de una subasta española). No se centra en un periodo concreto, sino que trae un poquito de todo. Bueno, de todo lo que se ve en las subastas españolas: moneda griega, romana, bizantina, ibérica y española. No hay moneda extranjera ni cosas raras.

Lo mejor de la subasta, sin ninguna duda, es una muy buena colección de moneda de oro visigoda (colección Hans Berckhoff) y cuatro cincuentines. La colección Hans  Berckhoff está formada por un total de 50 trientes de oro entre los que se encuentran auténticas rarezas a un precio relativamente asequible que seguramente sepan apreciar los (pocos) coleccionistas de este tipo de piezas. Como ejemplo, en la parte superior se muestra la más rara y cara de todas las piezas subastadas en esta colección: un triente de Chindasvinto Aurense en calidad EBC+ y que es única.

Por parte de los cincuentines, se subastan cuatro cincuentines, que vienen a ser algo así como los hermanos de plata de los centenes (sin tardar se dedicará una entrada en el blog a ellos, aunque hace poco que ya se han hablado de ellos). El primero de ellos, en calidad MBC+ se muestra en la parte superior de este párrafo y sale por 12.000 euretes, lo cual desde mi punto de vista no es demasiado. Que yo sepa la última vez que se subastaron cincuentines en España lo hizo Cayón hace ya tres años, así que, como podéis ver la oportunidad es buena para quien tenga suficiente dinero.

Si bien  la subasta me parece muy buena, hay que tirar de las orejas a los organizadores de la misma por no indicar el origen de algunas de las piezas. Carlos ya lo apuntó en un comentario de esta entrada (por cierto, en el mejor debate que ha habido hasta la fecha en el blog, recomiendo su lectura), y es que hay piezas que han sido claramente sacadas de la subasta Caballero de las Yndias y no se hace explícito en su descripción. A ver si se me entiende la crítica: no digo que la casa de subastas tenga que hacer el trabajo que debe hacer quien estudia esa subasta, que es estudiar los remates de esas piezas o semejantes en un pasado para saber por cuánto pujar, pero no está de más que lo facilite en la medida de lo posible. Proporcionar información sobre una moneda por un lado da más confianza sobre la misma, ya que no sólo es tu casa de subastas quien la ha valorado y tasado, sino también otra empresa independiente anteriormente. Por otra parte, es una muestra de honradez y de que no se guardan ninguna carta en la manga.

Yo me he fijado en las monedas de oro castellanas, que ya sabéis que me encantan, y en seguida me saltó la alarma de que a aquellas piezas las había visto antes. Cualquier persona interesada en pujar por lotes de oro españoles (que no tienen precisamente precios para nuevos en la materia) lo primero que va a hacer es mirar la subasta de Caballero de las Yndias y se dará cuenta de que son las mismas monedas. Por eso creo que es bastante absurdo ocultar la información, es quedar mal sin obtener ningún beneficio. Eso sí, ¿quién soy yo para decir lo que tienen que hacer unos profesionales que llevan años y años con el asunto? Pues nadie, evidentemente. Simplemente doy mi opinión.

Vamos a poner ejemplo concretos. Las siguientes monedas aparecen en la próxima subasta de Martí Hervera y también se subastaron en Caballero de las Yndias. Las tres primeras son doblas de 35 maravedís de Pedro I, ceca de Sevilla. Son los lotes 134, 135 y 136 de la subasta y se corresponden con los lotes 1614, 1615 y 1616 de Caballero de las Yndias. Los precios de salida actuales de estas piezas son 2.500, 2.900 y 3.500 euros, mientras que en Caballero de las Yndias se remataron por 2.700, 2.800 y 2.100 euros. Así pues, si tienen algunas pujas no ha salido mal la inversión a quien las compró hace un año.



Otros dos lotes que aparecieron en ambas subastas son los dos siguientes. Se tratan de un 4 exelentes de los Reyes Católicos acuñados en Segovia y de un escudo de Juana y Carlos acuñado en Toledo. Son los lotes 148 y 149 de la próxima subasta y salen por 16.000 y 3.000 euros respectivamente; en Caballero de las Yndias se remataron por 13.000 y 2.100 euros. De nuevo si los venden no ha sido una mala inversión.

Otro apunte de esta subasta es que se subastan un par de doblas de la banda que no aparecían en la subasta Caballero de las Yndias: una variante de Juan II de Toledo y una rarísima e inédita de Enrique IV acuñada en Segovia y que sale por 15.000 euretes. Si alguien no conoce las doblas de la banda que no se preocupe, que espero no tardar mucho en dedicarlas una entrada, aunque ya aparecieron por aquí.

Finalmente, hay que decir que hay lotes muy interesantes y no demasiado caros de Isabel II y de El Centenario de la Peseta. Ya apareció por el blog el espectacular duro de 1888 MSM que se subasta, pero hay otras monedas muy interesantes, como el duro de 1881 en calidad sin circular que sale por 1200 euros (ya subirá, no os preocupéis). Aquí abajo se muestra. También quisiera destacar una peseta de Benlliure con ambas estrellas que sale por 2000 euros.

Pues ya vuelvo a retomar el blog, y empiezo con una entrada sencillita sobre una noticia que seguro que ya muchos conocéis. Y es que parece ser que ya hay diseño para la moneda de dos euros conmemorativa de 2011.

Los dos euros conmemorativos de España de 2011 se dedicarán a la Alhambra de Granada, uno de los edificios más bellos de España, si no el que más. Concretamente el motivo mostrará el famoso Patio de los Leones, por todos conocido. Yo me enteré de esta noticia en este blog si bien también la ha publicado Pulifil.

Personalmente, estoy esperando a que se dedique una moneda conmemorativa a Pablo Picasso, a quien considero el artista español más influyente en  la actualidad. Pero bueno, habrá que seguir esperando.

En la entrada dedicada a analizar las casas de subastas numismáticas en España no dediqué espacio a la casa Ibercoin por el simple y llano motivo de que por aquél entonces (diciembre de 2010) todavía no había realizado ninguna subasta. Hoy va a ser el día que realice la segunda.

Ciertamente no puedo opinar demasiado sobre esta casa de subastas porque no tengo experiencia en comprar ahí. En la primera subasta que realizaron no pujé porque quería esperar para saber si eran o no gente seria, y por lo que me han comentado parecer ser que sí lo son. En la subasta de hoy no he pujado por otros motivos. En cualquier caso, me alegra de que las empresas de numismática empiecen a hacer uso de las TIC (información sobre TIC y más TIC para numismática) y que incluyan la tecnología como parte fundamental de su negocio; en mi opinión es precisamente eso lo que puede hacer un hueco a Ibercoins en el mercado.

No está de más echar un vistazo a su página web, ni tampoco al catálogo de la subasta de hoy.  La página está bastante bien, aunque en mi opinión hay cosas en el diseño que podrían mejorar (claro que es maravilloso si se compara con las webs de otros numismáticos); además, tienen una serie de monedas en venta con unos precios razonables en general. En cuanto al catálogo, si bien es evidente que no es un catálogo de primera fila, como pueda ser Aureo o Cayón, tiene muchísimas piezas que encajarían perfectamente en cualquier colección. Entre ellas una magnífica colección de pesetas de El Centenario, algunas de las cuales ilustran esta entrada. No está de más estudiárselo.

Por otra parte, al comprar en esta subasta se tiene la ventaja de que todavía no es muy conocida, por lo que quizá no suban demasiado los precios. Sin ir más lejos, el blog de Numisfera todavía no estudiar esta subasta. Y como alguna crítica hay que hacer, pues digo que la calidad de las fotografías de las monedas es muy pobre, y en muchos casos se merecen una alta resolución para poder estudiar la pieza con detenimiento; no estamos hablando de monedas que cuesten dos pesetas.

Escribo esta mini entrada porque acabo de leer en El Mundo que se ha inaugurado una exposición sobre la moneda falsa en el Museu Nacional d’Art de catalunya (MNAC). Según parece, la muestra presenta moneda falsa desde la época clásica hasta la actualidad. No tiene mala pinta, seguramente será una visita interesante para los catalanes aficionados a la numismática o para aquéllos que visiten la ciudad condal (yo quizá me pase por allá en octubre). Se podrá visitar hasta el 1 de mayo de 2011, vamos, que hay tiempo.

Os dejo con la descripción de la exposición que deja la web del museo:

La falsificación ha acompañado a la moneda desde sus orígenes. Las autoridades emisoras la han combatido, con el derecho, mediante normas punitivas y, con la técnica, impulsando el perfeccionamiento de la fabricación del numerario. Además, también en cada época se han divulgado métodos prácticos para desenmascarar las piezas falsas. La exposición saca a la luz esta verdadera historia clandestina de la mano de algunas de l as más notables piezas protagonistas de esta larga, continua y apasionante aventura que va desde la antigüedad hasta nuestros días.

El primer ámbito presenta la falsificación en la antigüedad hispánica, desde las primeras fracciones falsas que fabricaron los griegos en Empúries hasta las piezas que falsificaron íberos y romanos. También pone en evidencia la aparición de una durísima legislación romana y visigótica contra los falsarios. El segundo ámbito está dedicado a la falsificación y el cercén del metal de la moneda de la edad media. Para controlar las piezas falsas, así como el falseamiento del peso legal de las piezas legítimas, se difundió el uso de balanzas y ponderales monetarios. En el tercer ámbito se muestra una aproximación a la falsificación en la edad moderna. En este período se introdujo la mecanización de la fabricación monetaria y se labró el canto para evitar si cercén. En el cuarto y último ámbito la atención se fija en la época contemporánea y en la falsificación de billetes de banco y de las tarjetas de pago. Por último, también se presenta otro tipo de falsificación de raíz moderna: la copia de monedas antiguas con la voluntad de engañar a los coleccionistas.

EDITO: para decir que en el foro de imperio numismático citan otros medio donde se habla de la noticia, por ejemplo RTVE.

Hago una entrada rápida para comentaros lo que ya anunció Pulifil hace unos días (aquí y aquí): que hoy salen a la venta las carteras de 2010 dedicadas a las autonomías.

Este año toca el turno de mis dos queridas Castilla: Castilla y León y Castilla la Mancha.


Sabéis cuál es mi opinión al respecto de las carteras. En cualquier caso, el único capricho que me doy de monedas actuales son las carteras de euros de España, así que tampoco me supone un desembolso grande. Las del año pasado costaron 30 euros y tuvieron la misma tirada, 20.000 ejemplares, supongo que este año el precio se mantenga.

Las imágenes que pongo corresponden a ambas carteras y a las medallas que en ellas se incluyen.  Están sacadas de la web de la FNMT, donde podéis encontrar más información sobre su emisión.


No es muy difícil encontrarse subastas en las que haya muchos lotes idénticos. Suele darse especialmente en las subastas de Marti Hervera y Soler y Llach. La cuestión es que los coleccionistas generalmente buscan un lote, no les interesa tener repetidas, mientras que los profesionales suelen preferir la variedad antes que acumular stock que tardarán en sacar. Así pues, muchas veces se puja por uno solo de esos lotes y resulta que justo ese coge precio y los demás salen más baratos.

Como ejemplo, en la última subasta de Marti Hervera y Soler y Llach se subastaron tres monedas como la de la imagen (2000 pesetas conmemorativas del 50 aniversario de la ONU), junto con su caja y certificado. El primero salía por 40 euros y se remató en 40 euros, el segundo salía por 50 euros y se remató en 65 y el tercero salía por 50 y quedó desierto de pujas. Éste no parece un comportamiento muy racional.

Pero claro, el problema es cómo pujar para llevarte un solo lote y que éste sea lo más barato posible. Una posible solución es simplemente no pujar y estarse atento al remate de las subastas, cazando un lote en caso de que alguno quede desierto. Lo malo es si no queda desierto ninguno, puesto que nos quedaríamos sin lote.

Otra solución es hacer una puja que indique “sólo quiero uno de estos lotes y pagaría como máximo XX euros“. ¿Pero es que se pueden hacer pujas así sin estar presente en la subasta? Pues sí. El truco está en rellenar un formulario en el que sólo se incluyan esas monedas y se ponga como máximo el precio de una de ellas. Es decir, si alguien hubiera querido llevarse una de las monedas anteriormente mencionadas por un máximo de 55 euros, todo lo que hubiera tenido que hacer es un formulario donde pujar por 55 euros en los tres lotes e indica que quiere que le adjudiquen como máximo pujas por valor de 55 euros. Evidentemente, esto no quita que se pueda cerrar y volver a abrir el navegador (por eso de limpiar las cookies) y enviar otro formulario con el resto de las pujas.

… y hasta aquí el briconsejo de hoy… ahora otra cuestión:

Hace unos días José Carlos Moreno se puso en contacto conmigo porque estaba preparando una exposición numismática en Cáceres y quería una segunda opinión. Se trataba de Expofils, una exposición sobre filatelia, numismática y fotografía antigua, que se podrá visitar estos días en las fiestas populares cacereñas (más información). Animo a todo el que esté cerca que se aproxime allí, y también a los coleccionistas de monedas de la región que se pongan en contacto con José Carlos (si me lo pedís os doy su correo), no parece que haya mucho aficionado a las monedas por allá.

Éste es el panel diseñado por José Carlos para la exposición.

Hago una turbo-entrada porque acabo de enterarme, gracias a rtve y a revistadearte, de que desde hoy mismo se pueden comprar los 12 euros conmemorativos de 2010, dedicados esta vez a la presidencia española de la Unión Europea. A mí me gusta más cuando se conmemora un acontecimiento artístico que uno político, pero ¿qué se le va a hacer? yo no pongo las normas. La moneda que veis es la que ya se puede adquirir según la FNMT.

Ya sabéis que a mí no me gustan nada las monedas conmemorativas, porque las veo como una manera de que el Estado recaude dinero. Sin embargo, éstas sí que las colecciono y todos los años acudo religiosamente al Banco de España a comprar tres piezas: una para mi padre, otra para mi hermano y otra para mí. Empezó mi padre a comprarlas allá por el año 94 y desde entonces así lo hacemos, tampoco es mucho dinero.

Lo que hay que tener en cuenta es que no es necesario comprarlas a intermediarios. Lo digo porque he visto sitios como el blog de Isidro en el que a las monedas de 12 euros se les da un precio superior a 12 euros. Es más, en ciertas numismáticas y en mercadillos se venden por entre 13 y 16 euros, por si acaso alguien pica. Pues no, si queremos una moneda de 12 euros, aunque sea de otro año, lo que hay que hacer es ir directamente al Banco de España y allí te la dan sin perder dinero. Al menos hasta el año pasado no se había agotado ningún año, porque un tipo delante de mí compró una de cada.

Otra cuestión son las monedas de 2000 pesetas, las cuales ya no se dan en el Banco de España. Entre ellas las hay muy baratas, que apenas han subido en muchos años, como la del año 1994, y otras que han subido considerablemente, como la del año 2000.

EDITO:

Para decir que además de la moneda de 12 euros, también se emite la de dos euros conmemorativa de Córdoba, tal y como informa Pulifil (de donde se ha obtenido la foto de abajo). De esta moneda ya hablamos aquí.

Igualmente, todo aquel que quiera la moneda no tiene más que ir al Banco de España y comprar un cartucho por 50 euros. Se queda con una moneda y las otras se las gasta. No tiene sentido pagar por estas piezas más de dos euros. Lo que sí es cierto es que estos cartuchos no suelen tardar demasiado en agotarse, quizá un par de meses o así. No es que haya que tener prisa, pero está claro que el año que viene no quedará ninguno.

Para hoy he escrito una entrada muy rápida porque parece ser que ya se han anunciado las carteras que va a sacar la FNMT en el año 2010. En su página web no indica nada, pero según escribe Rubén Pulido en su blog (aquí, aquí y aquí) los profesionales ya han recibido el programa de emisiones de la FNMT para 2010.

Según Pulido, se van a emitir las siguientes carteras:

Set de Córdoba, formado por las 8 monedas circulantes de España 2010 y una moneda de dos euros conmemorativa dedicada a la Mezquita de Córdoba. 25.000 ejemplares.

Cartera de la Comunidad de Castilla y León, formado por las 8 monedas circulantes de España 2010, una moneda de dos euros conmemorativa dedicada a la Mezquita de Córdoba y una medalla de plata de la comunidad de Castilla y León. 20.000 ejemplares.

Cartera de la Comunidad de Castilla la Mancha, formado por las 8 monedas circulantes de España 2010, una moneda de dos euros conmemorativa dedicada a la Mezquita de Córdoba y una medalla de plata de la comunidad de Castilla la Mancha. 20.000 ejemplares.

Set proof, formado por las 8 monedas circulantes de España 2010 y una moneda de dos euros conmemorativa dedicada a la Mezquita de Córdoba. 5.000 ejemplares.

Además, supongo que ya sabréis que las monedas de euros van a cambiar a partir de 2010. Los cambios son que la fecha de emisión se situará en el núcleo de la moneda, junto con la marca de ceca y el nombre del país emisor. Las doce estrellas en el anillo exterior ahora se representarán como en la bandera europea, sin secciones. Pulido lo detalla aquí y aquí, mientras que esta otra entrada se dedica a la moneda conmemorativa de 2010.

Ya sabéis mi opinión sobre estos temas de carteras y monedas conmemorativas, aunque no está de más hacerles el juego un poco y comprar algunas. Por cierto, a la hora de comprarlas, en la FNMT te cobran el precio oficial, que este año era de 30 euros para las de las comunidades autónomas, mientras que en numismáticas se pueden encontrar un poquito más baratas, pero no mucho. El motio por el que las numismáticas lo pueden vender más barato que la fábrica es porque a los mayoristas la FNMT les da las carteras mucho más baratas y éstos se dedican a distribuirlas por las tiendas para que lleguen a los coleccionistas. El margen con el que juegue cada uno es lo que dará el precio final. Pero no penséis que podéis ir a la FNMT para comprar un lote más barato y después hacer negocio, puesto que el pedido mínimo debe ser de 240.000 euros; ahí es nada.

Un último apunte es que se suelen emitir carteras para que todo el que las quiera las pueda tener, pero de forma que no sobren muchas para que no bajen de precio, como pasó en 2003. Por eso, mirando las tiradas, se puede estimar que el número de coleccionistas de monedas en España es de unos 25.000.

Creo que no exagero si digo que hoy Barcelona es la capital mundial de la numismática. Y es que, como seguramente sabréis, hoy y mañana se desarrollan las tercera y cuarta jornadas de la subasta de la colección Caballero de Yndias en la casa de subastas Aureo y Calicó.

Ya hace un año que esta casa de subastas empezó a anunciar la subasta que consideraba una subasta histórica. Yo suelo ser muy escéptico en lo que a publicidad se refiere, pero esta vez no era para menos: se han subastado 1220 monedas más otras 980 que se subastarán entre esta tarde y mañana. Todas ellas de oro y muchísimas piezas únicas o rarísimas. Para mí es, con mucho, la subasta más grande que he visto en mi vida, y me atrevería a decir que dudo mucho que en las próximas décadas vaya a haber una de semejante calado.

Por Internet se ha hablado mucho de estas subastas, tanto en foros, como en blogs e incluso en muchos lugares no especializados en numismática. No es mi intención hacer un análisis profundo del tema, más que nada porque daría para escribir una enciclopedia y tampoco es la finalidad del blog. Me fijaré sobre todo en los maravillosos análisis hechos por Rafael en el blog numisfera.

La presente bitácora ya se había adelentado a la noticia y ha aprovechado unas cuantas fotos de las subastas para ilustrarlo (v.g. 1, 2 y 3), y más que se seguirán utilizando. Y es que semejantes subastas supone una fuente inagotable de imágenes y de textos que impresionan a cualquier coleccionista. Yo mismo me he pasado bastantes horas delante de los catálogos, admirando cada una de las piezas y aprendiendo de los escritos de los tasadores e historiadores que las han analizado.

La primera subasta se dedicó a las monedas de oro de América y Filipinas acuñadas bajo dominio español. Se subastaron un total de 684 monedas y los remates fueron muy generosos, sólo quedaron dos piezas sin vender. La segunda parte se dedicó a la moneda de oro de las monarquías europeas, subastando un total de 545 monedas, de las cuales 301 eran españolas. Los remates, igualmente espectaculares, con todas las piezas vendidas y la mayoría de ellos por un precio sensíblemente superior al de salida.

Pero lo mejor estaba por venir, ya que en la tercera parte, se va a subastar la mejor colección de moneda de oro española de la historia. Tal y como comenta aquí y aquí nuestro amigo Rafael, es posible que se llegue a batir tres veces el récord de la pieza española más cara jamás subastada. Esto ocurrirá si se venden caros los 20 excelentes sevillanos que se ven aquí abajo, más los dos cetenes que presentamos el otro día.No obstante, a mí las piezas que más me gustan son las medievales castellanas, en concreto las doblas de 35 maravedíes de Alfonso XI y de Enrique II que ilustran esta entrada.

Hecho este súper-resumen, paso a una pequeña reflexión al respecto. Lo primero es que sólo el hecho de que se produzca esta subasta ahora es un claro síntoma de la buena forma del mercado numismático actual: el oro está alto y la gente que tiene dinero invierte en monedas y otros valores de refugio porque no hay otros lugares donde sus millones les den rentabilidad. Seguramente si esta subasta se hubiese hecho tres años antes o tres años más tarde, los resultados de los remates hubieran sido muy diferentes. La segunda cuestión es que sirve como ejemplo de que no hay que obsesionarse con nuestra colección: siempre se podrá mejorar y siempre habrá gente con mejor colección. No hay que picarse con nadie. Y si alguien va de chulo, que compare sus monedas con las de esos tres tomos.

Desde un punto de vista más numismático, gracias a esta colección yo tengo, de forma gratuita, tres tomos preciosos, imprimidos a todo color y que van a suponer una referencia bibliográfica durante muchos años. Estos tomos son, desde luego, mucho mejores que cualquier catálogo, como ya se dijo aquí. Por otra parte, un tema que ya se abordará, es que hay piezas que son el único ejemplar conocido y salen por 900 euros, mientras que hay otras de las que se conocen 12 ejemplares y salen por 90.000; suena paradógico, pero como ya diremos, hay una explicación.

Finalmente, hay que felicitar tanto a Aureo y Calicó como a la persona (o las personas) que hayan montado esta colección. Yo hubiera apostado por que no sea la colección de una persona particular, sino de alguna fundación privada, de esas que manejan millones de euros como si fuesen calderilla. No obstante, en el Diario Vasco se dice que el actual propietario de la colección es un americano descendiente de vascos. En cualquier caso, es todo un logro y muchos años de esfuerzo reunir semejantes piezas. Ya se sabe que coleccionar no sólo es cuestión de dinero.

OTROS BLOGS INTERESANTES

RSS Numismática medieval

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Monedas del Bajo Imperio

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS blogpolis

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Noticiero numismático

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.