Para hoy tenemos bacalao, así que recomiendo encarecidamente a quienes vayan a poner comentarios a la entrada dedicándome sus insultos más irracionales que se abstengan porque no se las publicaré. Eso no quita que cualquier opinión o crítica razonable pueda hacerse. Faltaría más, ya sabéis que me encantan.

Dicho esto, vamos a lo que vamos: el expolio, una práctica que ha hecho muchísimo daño a los estudios arqueológicos y al patrimonio histórico de nuestro país. No hace falta más ver la entrevista a Eloisa Wattenberg o ver este estupendo documental sobre el asunto que me recomendó José Luis. Aún así, hay gente que expolia, que compra piezas expoliadas o que emite facturas falsas y encima chulea de ello, como si no fuese igual (o peor) que robar. Yo no soy quién para dar lecciones de ética y comportamiento a nadie, pero aquí voy a exponer unos argumentos con los que espero contribuir a que los coleccionistas no tratemos igual las monedas independiéntemente de si su origen es legítimo o no.

Lo primero que debe quedar claro es que expoliar es una práctica absolutamente ilegal. Está clarísimamente tipificado en la Ley de Patrimonio Histórico Español, cuyo artículo 42 dice que “toda excavación o prospección arqueológica deberá ser expresamente autorizada por la Administración competente”. “Excavación” no significa que haya que llevar maquinaria pesada y hagan falta 200 personas para ello; un tipo con una pala puede excavar, y por tanto realiza una excavación. También se indica que “serán ilícitas y sus responsables serán sancionados conforme a lo dispuesto en la presente Ley, las excavaciones o prospecciones arqueológicas realizadas sin la autorización correspondiente”. Además, en el artículo 44 se dice que “son bienes de dominio público todos los objetos y restos materiales que posean los valores que son propios del Patrimonio Histórico Español y sean descubiertos como consecuencia de excavaciones, remociones de tierra u obras de cualquier índole o por azar”. Otra cita que quiero resaltar es del Código Civil, donde se indica en su artículo 351 que “El tesoro oculto pertenece al dueño del terreno en que se hallare. Sin embargo, cuando fuere hecho el descubrimiento en propiedad ajena, o del Estado, y por casualidad, la mitad se aplicará al descubridor”.

En resumidas cuentas, el que está expoliando está robando patrimonio de todos y como un ladrón debe ser tratado. Ahora no faltará quien diga, como ya me han dicho, que la ley está mal. Claro, está mal para lo que interesa. ¿A que si prendo fuego a su casa querrá que me juzguen y no considerará que la ley está mal?  Pues hay que estar a las duras y a las maduras, hay que cumplir todas las leyes, no solo las que nos interesan. Y si tan malas son las leyes de este país, tienes otros muchos donde ir a vivir, como hubiese dicho Sócrates (quien, pudiendo escaparse, bebió cicuta para cumplir la ley de Atenas, aunque él la consideraba injusta). De todas formas, no seré yo quien defienda las leyes actuales contra el Patrimonio Histórico, puesto que yo creo que actualmente tenemos una laguna legal al respecto que habría que subsanar para que se endurezcan las penas (y no soy el único que tiene esa opinión).

Pero es que además de robar, el que expolia está destrozando evidencias históricas que ya nunca podrán ser recogidas, catalogadas, estudiadas y de las que posteriormente se podrían sacar conclusiones. Si las excavaciones realizadas por los arqueólogos son tan lentas y costosas es justamente porque tienen que seguir una metodología concreta para la extracción de las piezas. En cambio, el que expolia llega y se lleva lo que pilla sin más miramientos, sin pararse a pensar si destroza algo y, por supuesto, sin documentar nada. Por eso los expoliadores y los que comercian o compran material expoliado no son amantes de la arqueología y de la historia, como a veces dicen, sino todo lo contrario: son gentuza que además de robar nuestro patromonio nos privan para siempre de conocer más cosas del mundo antiguo.

Espero que consideréis, como yo, que éstos son grandes argumentos  en contra del expolio. Pero ahora viene la siguiente pregunta: ¿y también está mal comprar monedas expoliadas si el daño ya está hecho?

Pues sí. Lo primero es porque puedes tener problemas.  Lo segundo es porque el dinero que estás gastándote al comprar una moneda expoliada no va precisamente a una ONG, sino que sirve para alimentar y subvencionar a los expoliadores. Es el mismo motivo por el que yo nunca he consumido drogas ilegales: ¿dónde va a parar el dinero que me gasto? No podemos mirar hacia otro lado y dormir tranquilos. Claro que comprar monedas expoliadas es más barato que hacerte con piezas con su correspondiente factura, pero luego habrá que pensar por qué.

Otra excusa típica que suelen poner los que expolian (sobre todo a pequeña escala) es que  España cuida muy mal su Patrimonio Arqueológico. Pues sí, eso es cierto, pero por eso no tienen derecho a robarlo. ¿O es que si yo considero que cuidan mal de su colección de monedas puedo entrar en su casa, destrozar todo lo que vea hasta encontrar la colección y luego llevármela? Evidentemente no. A lo mejor esos mismos se quejarían si aumentasen los impuestos para cuidar el Patromonio Arqueológico Nacional. ¿O es que se piensan que es barato?

Luego está la excusa del que se hace el novato cuando quiere. Llega y te salta eso de “pero es que yo no sé diferenciar una moneda expoliada de una que no lo es”. Se ve claramente: las monedas expoliadas tienen generalmente gran cantidad de tierra. Cuando vas a la Plaza Mayor de Madrid y ves puestos donde todas las monedas que tienen están llenas de tierra… vamos, que más claro agua. También me podréis decir que cómo se sabe si un profesional de prestigio o una casa de subastas no te está vendiendo una moneda expoliada.  Pues es muy fácil, sólo tienes que pedir factura. En las casas de subastas vienen todas las monedas con factura, y en las transacciones privadas se puede pedir si tienes delante a un profesional. Cuando se compran monedas a otro aficionado o a alguien que las ha heredado se le puede pedir que al menos nos deje ver su DNI, de forma que si algún día hay un problema con esas monedas al menos se pueda identificar quién las vendió.

No me malinterpretéis, no estoy diciendo con esto que todas las monedas que aparecen en subastas tienen un origen legítimo, ni que cualquier cosa que nos dé un profesional con factura no haya salido de la tierra. Seguros no podemos estar nunca,  pero sí que podemos tener sospechas. Cuando compro a gente seria no tengo ninguna sospecha de que lo que adquiero sea expoliado o robado, y si me surgen dudas razonables entonces no lo compro por barato que sea. Si al cabo de unos años resulta que me viene la Guardia Civil y me dice que aquello que compré era expoliado, pues lo único que me pueden hacer es requisarme la mercancía y ya me encargaré yo de denunciar al comerciante.

Luego están los expoliadores que te saltan esa de: “no, si yo no expolio, yo no busco tesoros, yo sólo busco algunos denarios romanos”. Claro, ¿y qué son esos denarios más que un tesoro? ¿Acaso no excavas para encontrarlos? Vale que no te hayas metido en una excavación arqueológica, pero claramente estás expoliando. No puedes ir con el detector y decir que te has encontrado un denario “de casualidad”. Y si de casualidad nos encontramos un denario hay que llevarlo a la autoridad competente. Hacer cualquier otra cosa es robar.  Evidentemente, en este grupo no caen esos aficionados que tienen un detector, licencia para rastrear en cierto terreno y que lo hacen de forma totalmente legal. No es lo mismo y no hay que buscar excusas.

Con todo esto creo que ya he dado argumentos más que suficientes de por qué considero ilícito expoliar y comerciar con material expoliado. Espero haber convencido a algunos. A otros seguro que les entra por una oreja y les sale por la otra y estarán pensando eso de: “a mí me da igual, mientras me saque un dinero…”. Allá ellos, pero que piensen que el vendedor de droga, el político corrupto, el que roba tendido de cobre y demás pandilla están en su mismo saco. Gente a las que sólo buscan ilegalmente su propio beneficio sin importarles lo más mínimo el daño que hacen a la socidad.

Las imágenes están sacadas de diversas noticias relacionadas con detenciones a redes de expoliadores: una, dos y tres.