Ya habréis notado que últimamente el blog se actualiza menos de lo que era normal. No es porque estuviera de vacaciones, sino porque llevo con un pico de trabajo desde antes de comenzar el verano; y es lo malo de no ser ni numismático ni periodista profesional: que uno tiene que dar preferencia a aquello que le da de comer.

En los próximos días voy a estar hasta arriba, así que ya descarto la posibilidad de poder escribir otra entrada antes de irme de vacaciones a la Francia bretona. A la vuelta del descanso tengo un viajecillo laboral, así que creo yo que hasta el 10 de septiembre o así no podré volver a ponerme con el blog. Espero, eso sí, cogerlo después con ganas. También quedan a vuestra disposición tanto los comentarios en el blog como mi correo electrónico.