Hago una turbo-entrada porque acabo de enterarme, gracias a rtve y a revistadearte, de que desde hoy mismo se pueden comprar los 12 euros conmemorativos de 2010, dedicados esta vez a la presidencia española de la Unión Europea. A mí me gusta más cuando se conmemora un acontecimiento artístico que uno político, pero ¿qué se le va a hacer? yo no pongo las normas. La moneda que veis es la que ya se puede adquirir según la FNMT.

Ya sabéis que a mí no me gustan nada las monedas conmemorativas, porque las veo como una manera de que el Estado recaude dinero. Sin embargo, éstas sí que las colecciono y todos los años acudo religiosamente al Banco de España a comprar tres piezas: una para mi padre, otra para mi hermano y otra para mí. Empezó mi padre a comprarlas allá por el año 94 y desde entonces así lo hacemos, tampoco es mucho dinero.

Lo que hay que tener en cuenta es que no es necesario comprarlas a intermediarios. Lo digo porque he visto sitios como el blog de Isidro en el que a las monedas de 12 euros se les da un precio superior a 12 euros. Es más, en ciertas numismáticas y en mercadillos se venden por entre 13 y 16 euros, por si acaso alguien pica. Pues no, si queremos una moneda de 12 euros, aunque sea de otro año, lo que hay que hacer es ir directamente al Banco de España y allí te la dan sin perder dinero. Al menos hasta el año pasado no se había agotado ningún año, porque un tipo delante de mí compró una de cada.

Otra cuestión son las monedas de 2000 pesetas, las cuales ya no se dan en el Banco de España. Entre ellas las hay muy baratas, que apenas han subido en muchos años, como la del año 1994, y otras que han subido considerablemente, como la del año 2000.

EDITO:

Para decir que además de la moneda de 12 euros, también se emite la de dos euros conmemorativa de Córdoba, tal y como informa Pulifil (de donde se ha obtenido la foto de abajo). De esta moneda ya hablamos aquí.

Igualmente, todo aquel que quiera la moneda no tiene más que ir al Banco de España y comprar un cartucho por 50 euros. Se queda con una moneda y las otras se las gasta. No tiene sentido pagar por estas piezas más de dos euros. Lo que sí es cierto es que estos cartuchos no suelen tardar demasiado en agotarse, quizá un par de meses o así. No es que haya que tener prisa, pero está claro que el año que viene no quedará ninguno.