Hoy se presentan en esta humilde bitácora las más cotizadas piezas de la numismática española: los centenes. Se tratan de unas piezas de ostentación hechas con alrededor de 339 gramos de oro bajo los reinados de Felipe III y Felipe IV.

Según se indica en Aureo 218-3, la numismática castellana cuenta con varios antecedentes de los centenes, como son la dobla de diez doblas de Fernando VI, las 10 y 20 doblas de Juan II, la dobla de 50 enriques o los 50 excelentes de los Reyes Católicos. Todas ellas son piezas increíblemente raras, estando buena parte de ellas en manos privadas.


Su acuñación, como no podía ser de otra forma, se hizo en la Casa de Moneda de Segovia, de donde salieron las piezas más bellas del mundo durante siglos. Se acuñaban por presión, introduciendo el metal entre dos grandes cuños y posteriormente recortando el cospel para ajustar su peso. Finalmente, se remataba la moneda a mano.

Según parece, Felipe III sólo acuñó centenes en 1609 y en 1618. Actualmente los expertos sólo han localizado una moneda de cada una de estas fechas. La de 1609 es la de la fotografía superior, la cual sale en subasta el próximo día 22 en la subasta de Aureo y Calicó por la escalofriante cifra de 800.000 euros (su estimación es de 2 millones de euros). De Felipe IV se sabe que sólo se acuñaron centenes en 1623 (una única pieza) y en 1633. Esta última fecha es la menos rara, habiendo cuatro ejemplares y tres de ellos en manos privadas. De esos tres, uno se representa bajo estas líneas y se subastará en el mismo lugar y el mismo día que la anterior, con un precio de salida de 500.000 euros (1 millón de euros de precio estimado). Parece ser que son unas de esas monedas con las que el grueso de los aficionados a la numismática sólo podremos soñar. No obstante, un centén de 1633 pertenece al Museo Arqueológico Nacional, y se encuentra en el Museo de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, para que vaya a visitarlo quien lo desee; yo lo estuve viendo ayer mismo.


Por si a alguien le interesa, aunque a mí desde luego no, La Real Casa de la Moneda acaba de lanzar una colección conmemorativa del cuarto centenario de las primeras acuñaciones de centenes y cincuentines (estos son los hermanos en plata de los centenes, de los que ya hablaremos). Si queréis más información  la encontraréis aquí, y aquí, pero mi opinión personal es que esto no sirve más que para que el Estado recaude dinero.